Uno de los retos más importantes como mediador, cuando te enfrentas a un cliente, es ser capaz de hacer una foto del riesgo lo más ajustada a la realidad posible. El sector de la hostelería es uno de los sectores más importantes en el tejido empresarial español. Un sector muy complejo donde hay que prestar especial cuidado en varios aspectos que son críticos para la actividad.

En primer lugar, debemos de identificar claramente que tipo de establecimiento tenemos delante. No es lo mismo un bar – cafetería, con cocina o sin ella, un restaurante, una sala de banquetes, bar de copas con pista de baile o sin ella, que una discoteca, por citar algunos ejemplos. Aunque están encuadradas en el mismo sector, desde el punto de vista asegurador, el epígrafe de riesgo no es el mismo, pudiendo variar significativamente los criterios técnicos, y por consiguiente las tasas a aplicar del seguro, llegando incluso a ser un riesgo que la compañía considere no asegurable en función de sus normas de selección y contratación. El saber el tipo de establecimiento que es, y las distintas actividades que desarrolla, (se nos puede dar el caso de que un mismo establecimiento desarrolle varias actividades) es fundamental para poder adecuar las condiciones de la oferta, y adecuar el seguro a lo que en verdad necesita nuestro cliente. Como no disponemos de mucho espacio intentaré resumir lo más posible y señalar los puntos más importantes para tener en cuenta por el mediador a la hora de confeccionar una oferta de seguro.

En primer lugar, ajustar lo más posible a la realidad, los distintos capitales de continente y contenido desglosando, partidas, como maquinaria, ajuar y existencias/mercancías. Seguiríamos con una garantía fundamental para este sector, la Garantía de Responsabilidad Civil (RC). Aquí insistiría otra vez en sacar una foto real de la actividad o actividades que el establecimiento realiza. Esto es importantísimo, ya que la compañía necesita este dato con rigurosidad, para saber a qué posible problema se pueden enfrentar por que algún tercero se sienta perjudicado, y nos pueda hacer llegar una reclamación. Hay que decir que existe la posibilidad de sacar esta garantía por el ramo puro (nos permitiría adecuar más la oferta), en vez de dejarlo dentro del multirriesgo. Importante ajustar la suma asegurada con limite por año y por siniestro, suficiente en función al establecimiento con un criterio técnico, pero otro no menos importante (sentido común), y un sublímite por víctima o daños personales lo suficientemente alto (atender al nuevo baremo de Autos). En función de la legislación local, regional donde este el establecimiento, le requerirá un mínimo de condiciones a cumplir. La garantía de RC debe de venir acompañada de otras complementarias como son la Patronal imprescindible si se tiene empleados. Productos, fundamental tanto si se tiene servicio de cocina, como si no. Si se trabaja fuera del local, indicarlo de manera clara y detallando que actividad se desarrolla fuera (ejemplo, catering).

Otras garantías que son aconsejables contratar serían: La cobertura de bienes refrigerados, Avería de Maquinaria y Perdida de Beneficios, fundamental para asegurar la continuidad de tu negocio, en caso de que un siniestro te obligue a cerrar durante un tiempo significativo. Importante tener en cuenta, el seguro de Accidentes de convenio.

 

Texto: José Enrique García Mérida
CEO GSF Bróker