Son las pérdidas (personales o materiales) que se producen como consecuencia de un siniestro. Hay dos tipos de daños: – Directos: son consecuencia clara, irrefutable del siniestro. Ejemplo: los estragos causados por el fuego en un incendio del hogar. – Consecuenciales: son consecuencia indirecta del siniestro. Ejemplo: el deterioro que causaría el agua y la actuación de los bomberos durante un incendio en el hogar.

Daños

 

¿Más información?

Rellena el formulario y nosotros te llamamos

¿Más información?

Rellena el formulario y nosotros te llamamos

Send this to a friend