Quizás pienses que con un seguro a todo riesgo lo tienes todo cubierto, pero hay excepciones. Y, a pesar de que cada compañía tiene sus particularidades, hay una serie de circunstancias que ningún va a cubrir, como las 8 que a continuación te mencionamos.

1. Conducir ebrio

En caso de accidente bajo los efectos del alcohol o de las drogas, ninguna compañía querrá saber nada de los daños propios en el vehículo.

2. Carreteras no asfaltadas e ilegales

A pesar de que algunos todoterrenos y SUV están preparados para circular por pistas de tierra, por norma general las compañías de seguros no se hacen cargo si algo te ocurre en carreteras no asfaltadas e “ilegales”. Por ejemplo, si decides ir a la playa con el coche y te quedas atascado en la arena, si quieres que la grúa entre a por ti deberás pagarla.

3. Sin la ITV

Como sabes la Inspección Técnica de Vehículos es obligatoria, aunque según el tipo de vehículo la periodicidad para pasar la ITV varía. Sin la ITV en regla el seguro no te va a cubrir.

4. Menores 26 años

Los conductores noveles y los jóvenes no lo tienen fácil con los seguros, sus pólizas sueles ser las más caras e incluso hay compañías que no quieren admitirlos. Es por eso que a veces se asegura el coche a nombre de otra persona, lo que supone un error ya que si el menor de 26 años tiene un accidente sin figurar en la póliza, ninguna aseguradora se hace cargo de los daños propios ni de los de terceros.

5. Catástrofes

Puede haber lluvias torrenciales que provoquen que tu vehículo se inunde o un temporal marítimo; o bien un atentado terrorista, un accidente nuclear, manifestaciones o huelgas que causen daños a tu vehículo. En estos casos, tu compañía no te va a cubrir. Así que deberás llamar directamente al Consorcio de Seguros.

6. Robo del vehículo

También deberás contactar con el Consorcio de Seguros si te roban el vehículo y el ladrón causa un accidente, una vez se haya identificado legalmente el culpable.

7. Omisión del deber de socorro

No atender a un herido después de causar un accidentes es un delito y el argumento que usan las aseguradoras para no pagar los daños ocasionados en tu coche en el caso de que huyas del lugar del accidente. A pesar de que sí cubrirán los daños de terceros.

8. Demasiada gente

Si un vehículo transporta más pasajeros de lo que su capacidad permite, las compañías de seguro no van a querer saber nada ni de los daños en el coche ni de los ocupantes.

En cualquier caso, cuando contrates una póliza de seguro, cerciórate de lo que te cubre y lo que no.

Compartir :