Es imposible que una empresa esté protegida al 100% ya que somos los propios humanos los que en muchas ocasiones estamos involucrados en el tratamiento de datos de muchos clientes.

Cada vez más las empresas se dan cuenta de que la ciberseguridad es algo indispensable en su ámbito profesional, aunque también personal. Son muchas las grandes empresas que han sido víctimas de ransomwares que les han dejado los sistemas operativos inactivos. Sin ir más lejos, Adeslas, que ha día de hoy sigue teniendo problemas. Los ciberdelincuentes están al acecho para ir lanzando ciberamenazas y estos últimos meses más si cabe ya que muchos son los usuarios que se han tenido que poner a trabajar desde sus casas con sus ordenadores personales. ¿Sabes cuánto puede tener un coste de un ataque de este tipo? «Fue demostrado más recientemente por el ataque de ransomware de $ 750,000 en los sistemas de información de Haldiram’s India, una empresa india de fabricación de alimentos de renombre«.

Es cierto que es importante tener un sistema de información seguro para que a la primera de cambio no se cuele un cibercriminal pero eso no quiere decir que te garantice al 100% la seguridad de tu empresa. De esta forma, es importante que las organizaciones tengan un plan de gestión de riesgos cibernéticos.

Estos tienen que ser tratados con una estrategia organizativa con la que se pueda gestionar los riesgos reputacionales, operativos y financieros que han ido apareciendo según ha ido creciendo la dependencia de la tecnología. Esto se puede conseguir con una gran cantidad de medidas de protección y mitigación. Dos medidas distintas pero esenciales son: protección cibernética y seguro cibernético

Protección cibernética

Tanto este término como el anterior mitigan los riesgos cibernéticos pero hay una gran diferencia entre ambos que se centra en cómo buscan proteger a una organización.

La protección cibernética tiene su mirada puesta en el tratamiento de datos. Utilizando las medidas adecuadas (como por ejemplo la política de privacidad de datos, procedimiento operativo estándar para proporcionar acceso a los datos, etc.) previenen la violación de datos.

La ciberprotección previene esta incidencia y además, defiende el sistema de información en caso de un ciberataque.

Seguro Cibernético

Por otro lado, el seguro cibernético mitiga el riesgo al identificar de antemano los costes financieros específicos que pueden surgir de una amenaza cibernética y transferir estos costes a la aseguradora.  Este, a diferencia del anterior, cubre varios costes que surgen del daño que puede causar un ciberataque. Estos daños se pueden dividir en dos partes: pérdidas directas a la organización debido a la violación de datos o pérdidas propias y en costes de terceros por los incidentes cibernéticos.

FUENTE: Alicia Burrueco – Redactora Jefe de CyberSecurity News

¿Sabes diferenciar entre protección cibernética y seguro cibernético?

¿Más información?

Rellena el formulario y nosotros te llamamos

¿Más información?

Rellena el formulario y nosotros te llamamos

Send this to a friend