¿Y por qué el renting?

¿Y por qué el renting?

¿Y por qué el renting?Entre las diversas formas de financiar un vehículo para una pyme o para un autónomo se encuentra el renting, que se presenta como una interesante fórmula que aporta ventajas a quienes lo contratan. Y si bien es cierto que cada vez es mayor el número de empresas que ya adquieren sus vehículos turismo o industrial a través del renting, siguen siendo el leasing y el préstamo las alternativas más utilizadas, y ello seguro que es debido a que todavía hay un gran desconocimiento de lo que el renting puede aportar. En este sentido, la Asociación Española de Renting de vehículos indica que en el año 2017 creció un 20,93% las unidades matriculadas por medio del renting con relación a 2016. De ese porcentaje, el 75% ha sido para matriculaciones de vehículos de autónomos y pymes, porque también lo pueden hacer los particulares.

Y es que las ventajas son muy diversas, pero sobre todas ellas destacan dos, por una parte el efecto fiscal y por otro la gestión propia del vehículo. Por una parte, y en lo relativo a la fiscalidad del renting, tanto para autónomos en el IRPF (según su régimen fiscal) como para las empresas que declaran en el impuesto de sociedades, las cuotas mensuales que se pagan son consideradas como gasto deducible. Y por otro, las ventajas que ofrece el hecho de tener incluido en la cuota todo lo que es el mantenimiento del vehículo, como son las revisiones, el cambio de neumáticos, un vehículo de sustitución en caso necesario, las posibles averías que tenga el vehículo y el seguro a todo riesgo, entre otras.

Cualquier vehículo es susceptible de adquirirse por renting, desde uno de alta gama, hasta un coche básico o una furgoneta. Incluso los vehículos eléctricos están teniendo un crecimiento muy alto en su matriculación a través de renting. En este sentido, las operaciones se ajustan a todas las necesidades del autónomo y de la empresa o sus administradores, teniendo en cuenta aspectos como el sector y el uso del vehículo según los kilómetros, entre otros. Los contratos suelen hacerse con una duración de entre tres y cinco años, y acabado el plazo se puede optar por quedarse con el vehículo o hacer otro nuevo contrato con otro vehículo.

Todavía el renting sigue siendo muy desconocido, pues de entrada se dice que resulta muy caro, pero lo cierto es que merece la pena hacer números, asesorarse bien antes de hacer nada, pues como decíamos hay cantidad de conceptos que están incluidos en la cuota de renting que a la larga nos hace más barato esta forma de financiar que un préstamo o un leasing. En esta línea FEDETO ha firmado recientemente un convenio por el que las empresas asociadas se podrán beneficiar de unas condiciones muy ventajosas si contratan un renting, con el valor añadido de recibir un asesoramiento personalizado.

Y es a partir de ese momento cuando realmente podremos saber si el renting es o no es caro.

Y ahora, ¿te gustaría tener un vehículo por renting?

Ernesto García de la Paz,
Responsable del Área Financiera
Revista Federación Empresarial Toledana – Nº 361/2018